De eso no se habla

Marina-12Hoy sin motivo aparente se detonó mis ganas de pensar en cuantos esfuerzos hacemos las madres modernas para hacer todo lo que se supone que tenemos que hacer (tener una carrera exitosa, un cuerpo delgado, una relación feliz, ser buena onda) y además ser madres.

Este post no tiene respuestas ni está escrito para “bajar linea” sino para llamar a la reflexión de un tema que desde hace casi 2 años está en mi cabeza constantemente.

Siempre fui alta y extremandamente feminista, crei por mucho tiempo que las mujeres teniamos que luchar continuamente por alcanzar los mismos logros, status y niveles que los hombres. Hasta que me fui a Asia. Y además de cambiarme en muchos aspectos ver el rol que las mujeres ocupan ahí, hablar con ellas, convivir con ellas, tambien me hizo reflexionar mucho y cuestionarme algunas cosas.

Hoy ya no creo que tengamos que luchar por igualar a los hombres, es algo tan inútil como imposible. Creo sí que tenemos que luchar por encontrar nuestro propio lugar, y siendo mujeres como lo somos ese lugar es un poco ambiguo y diferente para cada una.
Creo que tenemos que dejar de ponernos presiones constantes para lograr muchas cosas y enfocarnos directamente en lo que nosotras queremos, ahora, en este instante.

Hoy estoy profundamente agradecida de mi trabajo, no solo porque hago algo que me encanta, que disfruto sino que además tengo la posibilidad de hacerlo desde casa mientras escucho a mi hijo corretear pájaros. Que puedo asistir a actos, reuniones, encuentros o cualquiera de las actividades que surjan para estar con él. Que puedo hacer un break en mi dia e irme a pintar o tirarme a la pile con él.

No imagino mi vida sin trabajar, me gusta muchísimo lo que hago pero tampoco imagino mi vida sin tener “a mano” o sin estar presente con mi hijo. Y si en algún momento tuviera que cambiar de trabajo estoy segura que seguiría siendo “teletrabajadora” o freelancer, tal vez ganaría menos pero no comprometería mi tiempo nunca.

Creo que en este mundo el que tiene tiempo es millonario y dedicarle tiempo a mis hijos es lo mejor que puedo hacer como madre.

También pienso en todas esas madres que hacen miles y miles de sacrificios, que se levantan super temprano, que salen a trabajar porque no queda otra, que dejan sus hijos en manos de otras personas todo el día y ahi es cuando mi ultra feminista guerrera sale con ganas de pelear. Quisiera que existiera la oportunidad para todas las mujeres de decidir sus carreras, sus avances y sus logros y que eso no implique sacrificarse como madres. Que todo camino sea por elección y no por falta de opción.

Pero bueno, creo que todavia queda bastante por cambiar y por ajustar pero hay que empezar con algo y eso es al menos hablando de este tema. Este es mi pequeño aporte.

Si te gustó este post tal vez te guste:

  1. La práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*