El Marketing de las Hormigas

En respuesta a un feroz ataque de hormigas y en muestra de mi profundo respeto a tan fuerte enemigo, he decidido compartirles mis opiniones sobre lo que hace que las hormigas sean tan exitosas en sus ataques, invasiones y demás.

He aquí … el Marketing de las hormigas…

Estrategia 1: La Causa Ante todo

¿Qué hace que una hormiga se aventure a un lugar desconocido (por ejemplo mi cocina), lleno de peligros, sola y no tambalee? Avanza porque sabe lo importante que es descubrir comida para el resto de su comunidad. Avanza porque sabe que es su deber, que de ella depende el bienestar de toda su comunidad. Avanza porque es la unica opción para salvar a todas.

Ahora, ¿cómo haran para inculcarle a una pequeña hormiga “obrera / exploradora” ese sentido del deber? Es un gran misterio, lo único que se es que están dispuestas a sacrificarse en cualquier momento de la jornada por el resto de sus compañeras.

Estrategia 2: Todas para una…

Y una para todas. Cuando alguna descubrió algo que vale la pena, no importa si es la obrera numero 585679, todas responden a ella. Si es un nuevo camino, confian y pasan. Si es una posibilidad de encontrar más comida, la siguen sin dudar. Al mejor estilo los 3 mosqueteros pero multiplicado por 300.000 ellas están para la otra sin dudarlo.

Estrategia 3: No aceptes un No por respuesta

Las cosas en la comunidad tienen que pasar y pasan. No importa cuanto haya intentado con venenos, agua, lavandina o escoba, si no se puede pasar por ese lugar, esperaran y en unos dias encontrarán otro rinconcito para pasar. Nunca descansan, nunca se desaniman, nunca se rinden. Efectividad y orientación a resultados 100%!

Estrategia 4: El Cielo es el límite

Cuando las vi trepar muy contentas hasta la planta alta de mi casa me di cuenta de algo. Pueden ser chiquitas, insignificantes, puedo aplastar una con tan solo mi dedo meñique, pero no importa cuan pequeña sean, a ellas no se los dijeron. No se sientan a ver sus limitaciones, a quejarse por lo que no pueden hacer, a compararse con otros, ellas tan solo hacen el trabajo confiando de que lo pueden hacer. Cero autoestima baja, cero conflicto, 100% determinación.

Lamentablemente esta historia termina mal, diria, me ganaron, voy a tener que llamar al fumigador aunque no quiera porque perdí la batalla, pero deberia decir que cada dia que las observo aprendo algo más. ¡God bless the Ants!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*