Espacio Literario

La Puerta

“Porque no puede ser que no haya otra cosa,
no puede ser que estemos tan cerca,
tan del otro lado de la puerta…”
El Perseguidor- Julio Córtazar

Cambios, decisiones, todos buscamos algo, pensó mientras agarraba el delineador color negro y se miraba al espejo.
Buscamos Fe, buscamos algo en que creer. Buscamos amor, algo o alguien a quien amar.
¿Dónde estará el labial rojo?, se dijo revolviendo en una pequeña cartera de plástico.
Buscamos algo que hacer o algo nuevo para descubrir.
Acá está, sonrió al espejo.
En realidad nadie sabe mucho pero gana el que lo dice o el que mejor lo disimula, sus pensamientos la hicieron sonreir de nuevo.
Estamos buscándonos, Esos caminos tan sutiles, entrecortados, retorcidos, llenos de luz y de niebla que nos llevan a lo mas interno, al intestino de nuestra alma.
Se mira con orgullo y aprobación. Sus pestañas postizas resaltan sus ojos azules. Ahora agarra el cepillo y el secador de pelo.
Intestino y destino suenan muy parecido. Siguió sonriendo mientras peinaba su largo pelo que llegaba justo donde terminaba su pollera negra.
Se miró una vez más, ya casi estaba.
Buscamos abrir una puerta, una puerta que tal vez no podamos abrir nunca, pero igual como perros encerrados, arañamos la madera.
Los zapatos eran altos, también de cuero negro con tiras que se entrecruzaban entre sus pequeños pies.
Camino haciendo un leve ruido, Abrió su cartera de cuero negro, puso el labial, el celular y las llaves. Salió cerrando la puerta.
Su sonrisa se perdió rápidamente en la noche oscura.

Comments

  1. By Anonymous

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*