La revelación

Hoy  en la clase de Yoga tuve lo que mucha gente llamaria una… revelación.

Sin querer fui a una clase a la que nunca antes habia ido, no miré ni pregunté nada, tan solo a las 6 entré directamente. Y vaya sorpresa… era una clase de “avanzados” asi que me di cuenta al rato de estar…. la profesora me miró raro y enseguida me preguntó ¿es tu primera clase?

Tratando de sonreir enroscada como estaba en la pose y en mi mejor ingles dije, ya fui a algunas mas. Ella me miró y me dijo, esta es una clase de avanzados. Disculpá, contesté. No te hagas problema, estas aprendiendo. Tomá un par de clases más y después venis a esta.

CHAN!

Ella no dijo, no servis, no estás hecho para esto, esto no es lo tuyo o “sorry, babe, try again”. Ella simplemente dijo, toma un par de clases más y despues volves…

Y hoy en esa clase me senti muy desafiada, y no estoy hablando de las posiciones de Yoga sino desafiada mentalmente. Habia de todo en esa clase, de verdad. Hombres, uno de facil 1 metro 90 cm, mujeres mayores, una señora excedida de peso, un chico con anteojos, y todos absolutamente todos (bueno yo no, todavia!) estaban enroscandose como tallarin en salsa sin problemas.

Y cómo lograron eso? Yendo a muchas mas clases de Yoga que yo. Es decir, PRACTICANDO.

Conclusion: No hay ninguna ciencia aca, ni ningun gen magico, si queres hacer algo bien, ponete a hacerlo ya y PRACTICA! (eso es lo que voy a hacer yo con yoga o acaso no viste Karate Kid?)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*