Relatos Archive

9 lugares donde enterraria mis manos

9 lugares donde enterraría mis manos 1. Abrir una lata. Olerla, una, dos, tres veces. Y después meter la mano adentro. Dejar que los dedos se impregnen de color. Pasearlos, revolearlos. Nuestra primera casa la pintamos de verde. 2. No es aire, no es agua. La podés tener pero no la podés agarrar muy fuerte

“Solos en la Noche” – Nuevo cuento

Este año volví a participar de la muestra de El Cuaderno Azul, el taller literario al que voy ya por dos años seguidos. Esta vez me animé y escribí algo futurista. Leelo acá, fijate qué hermosa la ilustración y después contame qué te pareció.

Abrazos

En 21 días que estuve en Japón no abracé a nadie. Estoy segura. Se que a Yota le agarré el brazo y anduve un rato de la mano con Yuki pero abrazar, no abracé a nadie. Me acuerdo de mi primera presentación en la Universidad. Les miraba las caras tratando de entender si estaban contentos,

3.05 am (Sasha)

Antonio Rojas se despierta con tres gotas de transpiración en el medio de la frente. Abre los ojos. Siente el filo del cuchillo en la garganta. Sabe que si se mueve, se muere. Se agarra de la sábana, la aprieta. Cierra los ojos de nuevo. Vuelve a abrirlos. Se toca la garganta. No hay nada.

Nadie lee

La película es vieja, por la ropa debe ser de los ochenta. Está Michael Douglas enojado manejando. Su mujer lo dejó. Su amante está embarazada. Acaba de conocer a un escritor que tiene la mitad de años que él y el doble de talento. Su novela, la que todos están esperando, no va ni para

Masa

Cada vez que discuten Alma saca la harina y se pone a amasar. Hay algo en la masa que la hace que la consuela. ¿Todavía lo seguís aguantando? le dice su mamá mientras toma mate mirando la tele. Sos demasiado buena le dice Laura tomándose lo que queda de cerveza. Mamá te quiero mucho dice

El café es con leche condensada

Nos vemos en Nirvana para desayunar dijo mi futuro jefe por teléfono, en un inglés que me sentí orgullosa de entender. Esto es una boludez, voy a andar bien, pensé agrandada. Ya me encontraría con Soon, mi supervisor chino hablando en algo que me haría dudar de mis años estudiando o de que eso fuera

Maldita Paloma

Miro la hora, son ocho y veinte. Falta para que llegue Lean. Estoy en la cocina, retorciéndome las manos pegada a la puerta que da al living a ver si escucho algo. Una paloma gorda, gris con patas color naranja y pico amarillo entró por la ventana del living. Cuando escuché el ruido salí corriendo

A mis abuelos

Siempre fue conveniente que mamá se enamore del vecino de enfrente. Venir a Ciudadela para mi era visitarlos a los dos. No puedo imaginar a nadie más distintos que ustedes y me encantaba que se llevaran bien, tengan miles de anécdotas juntos y se dijeran Maese. Nonno Valerio. Vos eras chiquito. Yo te decía que

42 km

La rodilla derecha me dolía. Pero no era culpa de la rodilla en realidad era culpa del tobillo izquierdo. Y en realidad no era culpa del tobillo izquierdo sino más bien del zapato de taco negro de anoche y si me pongo a pensar del musical que fui a ver. Pero dejá que te cuente