Hace tiempo que tengo pensado hablar de por qué es útil tener un newsletter así que hoy, eliminando el formato típico de newsletter… vamos a hablar de ellos!

Porqué Newsletter SI y redes sociales NO (en tu cara Instagram)

Estamos en la época del marketing de relación o mejor dicho, crear un lazo con tu audiencia es lo que te va a permitir seguir en el negocio.

Porque enfrentémoslo, de todo lo que se te ocurra, YA existe,

¿Cómo hacer para ganarte un espacio con tu producto o servicio?

Y acá viene crear relaciones, diálogos, mostrarte como marca en lo que te importa, en lo que creés.

Por algo vos sos vos y eso te hace único.

Pero, ¿Instagram no sirve para eso?

No.

A ver… para mi Instagram es entrar al boliche a ls 3 am (sí, esos tiempos lejanos)

las luces de colores, las pibas en los parlantes, todo muy arriba, es EL lugar para estar pero si alguna vez estuviste en esa situación sabés que tratar de hablar con alguien en ese contexto es díficil.

Para eso… teníamos los reservados (oh la vejez), esos lugarcitos apartados del boliche donde te ibas a «hablar» con el que te gusta.

Instagram es el boliche, tenés que estar, es el lugar donde cuando alguien quiere saber de vos entra a verte, es lo que en ese entonces fue la página web, ahora… volverte loco ahí, no.

Que sirva de puerta de entrada para ir a otro lugar «mas tranquilo» con más espacio, con menos ruido, con más intimidad…

EL MAIL.

Y aquí venimos a nuestro amigo del día de la fecha, el NEWSLETTER.

El newsletter le da «marco» a tu estrategia de mail, es el contenido, es el lugar donde podés comunicar lo que te importa, educar a tu audiencia, ganarte credibilidad, conectar.

El mail es lejos lo más flexible y adaptable y encima… TODOS LO USAMOS.

Ahora, hacer un newsletter te permite tener una «excusa» para estaren la casilla de tu audiencia, te permite generar una rutina, una relación y empezar a comunicar.

¿Va?

Cómo empezar con un newsletter

Fácil, empezando.

1. Recolectar Mails

(Esta es la parte técnica)

Entrá a alguna plataforma de autorespondedores tipo mailchimp que te permiten generar una pequeña página de captura que te permita recolectar mail.

Podés empezar con la base que tengas, incluyendo a los clientes.

Y no, no necesitas miles de personas, con un par que te lean y te escuchen estamos.

DE VERDAD.

Después de todo no sos Coca Cola, no necesitas -todavía conquistar el mundo- vamos ciudad por ciudad.

2. Entender qué va a decir

(Esta es la parte flashera)

Pensar/darle formato a tu newsletter…

¿Vas hablar de tu producto solamente? ¿Vas a crear contenido o vas a curar contenido de otros? ¿Va a ser largo, corto? ¿Quién firma, cómo es el tono?

Esta parte es más de branding, puede llevar tiempo pero una vez que marcás la cancha, solo te queda jugar.

3. COMPROMISO y Regularidad

(Esta es la parte de reglas)

Acá tenés que definir, ¿cada cuanto lo vas a mandar? Y más que nada… COMPROMETERSE.

Hay una frase que me encanta que dice:

«The show doesn’t go on because it’s ready; it goes on because it’s 11:30.»

(Creo que es de Tina Fey)

Y lo que va es… tal vez un newsletter queda medio pelo, tal vez otro no sale a la hora que debería (como este 🙂

Pero que sale… SALE

Bueno, eso es todo lo que quería compartirte sobre newsletters, si te quedó algo que no respondí o alguna duda, escribime, si junto algunas más hago un evento online GRATIS para hablar de esto.

Abrazo con gusto a pintura fresca,

Mar

Fragmento del newsletter de los lunes de Copy

(si querés recibirlo suscribite acá: https://marinacondo.activehosted.com/f/1 o dejame tu mail que te lo mando)

Comments